En mi experiencia no tuve un postparto fácil, me deje llevar por las vidas “perfectas” en las redes sociales (que hoy en día sé que contamos con más redes que se encuentran hablando del lado humano, lo real y no simplemente de lo “perfecto”) mamás que a la semana ya podían salir, posar y lactar de maravilla con el extractor de leche en 6oz, no las juzgo al contrario las ADMIRO, pero esa no fue mi realidad y me atrevo a compartirla por que sé que muchas mujeres se podrán sentir identificadas con la manera en que yo viví  mi post-parto.

No estamos solas en esto, no es sencillo que al  cargar con una vida que es el regalo más privilegiado, que de un momento a otro ese regalo ya no esté en tu panza , que ahora este en tus brazos y que eres totalmente responsable de esa vida que llegó a este mundo,

Creo que es de lo más normal que se te venga una tormenta de preguntas o pensamientos como , ¿ire a poder con esto? ¿lo estaré haciendo bien? ¿seré lo suficiente para esta personita? Te das cuenta que te llego la responsabilidad más grande y valiosa de tu vida y el regalo más hermoso que dios te puede dar.

Pero de lo que sí estoy segura es que nada ni nadie te entrena para lo que viene después, la mayoría pasa por este sube y baja de emociones, verte en el espejo y saber que es de tiempo y de poder lograr y aceptar  ver lo que nuestro cuerpo acaba de hacer ,recordandolos día con día para que pueda volver a su realidad.

Nunca vuelves hacer la de antes: porque nace junto con esa pequeñita(o) una guerrera que se a convertido en MADRE, no es un proceso nada fácil, es cuestión de recordárnoslo todo el tiempo y si tenemos ganas de llorar, lloremos , nadie es más o mejor madre que otras.

Todas somos perfectas para el ser que acabamos de dar a luz , que es nuestro maestro(a) con el que vamos a aprender a trabajar muchísimas emociones y sentimientos como la paciencia, la fatiga, el estrés, al mismo tiempo la máxima felicidad, amor, satisfacción entre otros muchos más y saber que es cuestión de ganarle a nuestra mente, nuestra super  herramienta y empecemos a ver y admirar todo lo que nuestro cuerpo acaba de lograr hacer para traer a ese ser de luz a este mundo.

Tenemos para respetarnos SIEMPRE y estar agradecidas de por vida, que somos más que fuertes, somos MUJERES que traemos luz a este mundo, que vaya que lo necesita.