Me enamore de quien no imaginaba, no esperaba y no estaba buscando, desde ese momento aprendí que el amor no se elige, es él quien nos busca a nosotros, y el matrimonio en lo personal lo construimos día a día sacando y dando lo mejor de uno.

Sabiendo que si tenemos problemas, siempre sabremos cómo levantarnos cuando nos caemos, y estos son para verlos como un crecimiento personal, esperándonos, valorándonos y aceptándonos tal y como somos  “la vida solo una vez se nos regala” y me dio el regalo de conocer a un ser único, caballeroso, amable, sincero, humilde, trabajador y enfocado en lo que busca con un corazón ENORME, tenerlo hoy en mi vida es uno de los regalos más bonitos que Dios me dio.

Porque no se necesita a una persona para ser feliz, solo tu sabes como hacerlo. Pero sí mereces a una persona que comparta tus alegrías, gocen de sus logros y te inviten y motiven a seguir creciendo, tener a mi mano derecha y espero yo poder serlo hoy y siempre, hoy en día formamos una familia de 3 ! Nos sentimos realmente muy bendecidos y agradecidos.