Sentirte fatigada a más no poder, no se compara todo lo que te dicen otros padres cuando te comentan “ NO VAS A DORMIR” con lo que vives en realidad; es algo que todos los que están en esta etapa lo viven y pasan por esto, pero después te empiezas a hacer a la idea y se te convierte en una rutina.

Te acostumbras, porque claro, que todo lo bueno y que vale la pena no es fácil, pero llegas a un punto que todo se vuelve cada vez más sencillo, verle los ojos o escuchar el llanto de esa personita que llego a dar luz a este mundo y enseñarnos tantas cosas, te percatas que vale la pena todo ese esfuerzo o cansancio constante, que es parte de este nuevo proceso hermoso que estamos viviendo.

Puedo decirte que cuando te levantes a las 3:00 am no pienses que eres la unica despierta de la colonia, como tú hay 1,000 mamas pasando por lo mismo, que claro que tendremos días más cansados que otros, es un trabajo diario, ver a esa personita te va a motivar para poder sacar tu mejor YO.

A pesar de estar fatigadas, de las desveladas, habrán días de llantos eternos ya sea tuyo o del bebé, jajaja, pero TODO LO VALE… si podemos dar vida, qué no vamos a poder.

 

#VIVAN LAS MUJERES